La mayoría de las empresas se enfrentan a una competencia mundial feroz: cambios rapidísimos en la demanda, reestructuraciones de sectores económicos enteros, mayor exigencia de calidad, escasez de recursos críticos, necesidades de diferenciación, mayor grado de innovación tecnológica, mayores exigencias medioambientales, mejor eficiencia energética, mayor dimensión internacional, conforman un entorno tremendamente competitivo y continuamente en cambio, el cual plantea un desafío constante.
 

Esta en línea

Tenemos 1 invitado conectado